Energías del Mes de Leo 2017

14595803_1257814960936230_2130399229519623767_n

El día de hoy, el Sol ha comenzado a recorrer los primeros grados del signo de su regencia, Leo. Este signo de fuego, representa el espacio simbólico donde estamos llamados a realizarnos. Desde la mirada Leonina, la autorrealización no se relaciona necesariamente con un conocimiento o un quehacer específico, sino con la capacidad de irradiar la luz de nuestra esencia tanto adentro como fuera de nosotros mismos. Y para tener certeza de que esa luz es realmente mía, se hace necesario cuestionar algunas de nuestras máscaras y entrar en un profundo proceso de autoconocimiento.

El Sol en su tránsito por Leo activa en nosotros la necesidad de alinearnos con nuestra verdad interior. Este signo nos dice que para irradiar una luz que ilumine no solo mi camino, sino el de todos, debo antes aprender a moverse desde el corazón.

Leo es el fuego interno que quiere expresarse en formas creativas, únicas y luminosas. Es donde debe ocurrir la unión de una mente y un corazón, en un propósito consciente. El Sol, regente de Leo, es el centro a través del cual podemos manifestar nuestra misión, nuestro llamado. Pero este llamado no está dado, debe ser despertado y construido desde el reconocimiento de sabernos parte de un espíritu que habita un cuerpo, entre otros cuerpos, y que esa materialidad necesita experimentarse a sí misma, seguir el pulso de la pasión, de aquello que hace vibrar de entusiasmo y certeza.

Luna Nueva (Sol conjunción Luna en el 00º44′ de Leo)

El Domingo 23, El Sol, la Luna y Marte se unen en los primeros grados del signo, dando inicio a un nuevo ciclo donde el foco estará puesto en lo que cada uno de nosotros viene a manifestar con confianza, certeza y voluntad.

Desde la perspectiva solar, Leo es el encuentro entre la realización material de Tauro y la realización emocional de Escorpión. Es el vínculo que establezco entre mis recursos personales o talentos y la capacidad para entrar en relaciones profundas y transformadoras con otros. Es el signo que nos recuerda que somos semilla, pero es nuestro deber descubrir de qué somos semilla y finalmente, es decisión de cada cual, el poner la voluntad en expresar esa energía a pesar de las resistencias que esto genere alrededor.

Desde una perspectiva lunar, la energía en este signo nos conecta con la necesidad de tomar consciencia del apego emocional que tenemos con esas formas aceptadas de nuestra identidad. Porque muchas veces, eso que ven y aceptan otros de mí, no es exactamente lo que soy. Y porqué esta disonancia? Pues porque en muchas ocasiones nuestra identidad se ha construido sobre supuestos de “buen comportamiento”, o de la forma “correcta” de hacer las cosas. Y para ser aceptados, vamos cediendo espacio a esas formas prestadas y acallando nuestra verdadera voz. Es por eso que nos sentimos tan decepcionados cuando algo o alguien sale de lo “esperado” y se pronuncia en nombre de su verdad.

Luna_Nueva_Leo_2017_rev

Porque más allá de ser un conjunto de rasgos que diferencian a una persona de otra, la identidad se refiere a ese centro donde nuestros deseos, pensamientos, anhelos y metas se alinean con un propósito superior.

Este es un tiempo de conversaciones y encuentros desestructurantes. Es natural sentir temor o ansiedad ante tanto cambio. Porque estamos dejando lo conocido, lo que se acomodaba a la máscara. Pero el tiempo que se está abriendo, tiene implícita la promesa de ser más honesto, de mayor libertad de expresión de lo que sentimos y pensamos.

A lo que Leo nos invita hoy, no es a sobresalir, ni a enarbolar nuestra personalidad, sino a expresar aquello que es esencial a todos (lo que nos recuerda la exaltación de Neptuno en este signo), pero que se transforma en un brillo único y particular cuando pasa a través del ser individual.

Al estar Marte presente, la energía activa, de afirmación y confianza en sí mismo, se acentúa. Esto nos contacta con la seguridad interna que necesitamos para atrevernos a ser quien somos. Pero hay que tener presente que en esta ecuación está Urano en cuadratura. Por lo tanto, también es necesario tomarse las cosas con calma, y no actuar desde las energías de fuego de baja vibración, como lo son la ira, el orgullo, la vanidad, entre otras. Esta es la sombra de Leo, que con esta triple conjunción podría acentuarse. Es un tiempo donde nos tenemos que hacer responsables de la manera en que actuamos y respondemos a otros.

La conjunción de Mercurio con el Nodo Norte en el mismo signo, nos guía a elevar nuestros pensamientos durante este mes. La energía mental, especialmente, está siendo puesta a prueba. Eso que decimos o callamos, es importante. Por eso es bueno considerar la práctica del silencio como una de la más elevadas acciones que nos invita este tiempo. Sólo en el silencio tenemos acceso a la claridad y la pureza de pensamiento, tan necesarias en este periodo.

En resumen, este es un mes para dar un inicio a lo nuevo que hay en nosotros. Detenernos a observar y tomar consciencia de lo mucho que hemos cambiado desde las últimas lunaciones en Leo, hace tan solo un año. Poner especial atención a aquello que se re-configuró, cambió o reconocimos después de la última luna llena, donde la clave la dio Plutón, el planeta de las grandes transformaciones.

En este sentido, la cuadratura de Júpiter en Libra a Plutón en Capricornio, puede dar luces del tipo de energía que hoy se está desplegando. Porque nos muestra conflictos que nos ayudan a madurar, y nos ponen en contacto con la necesidad de reconocer que aún siendo seres con caminos personales, también somos parte de relaciones, de familias, de un universo en red con otras almas, que si bien no comparten la misma perspectiva o incluso, los mismos valores que nosotros, son parte del gran esquema en el que nos toca SER. Si se trabaja esta cuadratura, se nos abre el regalo de un entendimiento más profundo que emerge de las crisis que nos provocan las verdades incómodas. Recordemos que siempre el peor enemigo para nuestro crecimiento y evolución, somos nosotros mismos, cuando no queremos reconocer que somos responsables tanto de lo que damos, como de lo que recibimos.

Durante este mes, el llamado es a ser lo más íntegros, esto es, que nuestras acciones se correspondan con nuestros pensamientos y sentimientos. Ser lo que somos y sin miedo, que es justamente eso lo que estamos dejando atrás en esta nueva era.

Les deseo una tranquila y vibrante luna nueva del mes de Leo.

M.S.G – Astrología Conectiva

ARRIBA