Equinoccio de Otoño 2017

Dar fuerza al renacimiento!

Es tiempo de cambios y lo sentimos en el aire. Se acerca el final de un ciclo de 12 meses, donde el Sol, y nuestra propia experiencia del mundo recorrió 12 cualidades esenciales, que dieron forma a diferentes manifestaciones de nuestra energía en distintos ámbitos de vida.

Hoy, 20 de marzo, el Sol comienza a recorrer los primeros grados del signo Aries, cerrando un ciclo astrológico e inaugurando otro. Durante las últimas semanas, estuvimos sumergidos dentro de la magnética energía del signo Piscis, que entre otras cosas, nos invitó a integrar una parte clave de lo que aún nos hace sentir heridos o incompletos de algún modo. También nos ayudó a darnos cuenta de algunos condicionamientos antiguos, que definitivamente ya cumplieron su rol en nuestro proceso de despertar de consciencia. Ahora se abre un tiempo para asimilar lo removido, comenzar a estructurar nuevas maneras de hacer, e integrar lo que antes estuvo velado. Es necesario hablar en términos de integración, pues vivimos la mayor parte del tiempo en un estado de fragmentación. Tenemos dificultad para reconocernos en otros, e incluso reconocer las partes incómodas y oscuras que habitan dentro de cada uno.

Sol_Luna_Árbol

El eclipse del 26 de Febrero puede ser significado como un punto final y comienzo de una versión de nosotros mismos, que contiene un nuevo nivel de comprensión de lo que somos. La unión del Sol, Mercurio y Quirón en tensión a Saturno nos ayudó a tomar contacto con nuestra vulnerabilidad, pero también con nuestra capacidad de resiliencia.

La fortaleza interna, necesaria para re-contruirnos, es el resultado de atrevernos a ser, aun cuando a veces no confiamos totalmente en nuestro propio impulso. Porque actuar desde la desconfianza genera, que muchos de estos intentos terminen en fracaso, y eso es parte de la vida también. Sin embargo, cambiar la perspectiva, y verlos como aprendizaje, es quizás el primer paso para un cambio en la sintonía en que encaramos la vida. Es ahí cuando nos damos cuenta que superar los dolores del alma sólo es posible con tiempo, trabajo interno, y tomar responsabilidad frente al presente. Madurar no es fácil, porque supone salir de la matriz protegida donde todo se explica por el pasado. Madurar es tener vocación de presente, entregarse a él y ponerle el cuerpo al momento. Cada vez que nos evadimos, perdemos la oportunidad de tomar consciencia de quienes somos, aquí y ahora.

Equinoccio de Otoño_17

Siempre cuando el Sol cambia de signo, y más aún, cuando coincide con el inicio de un gran ciclo solar por el zodiaco, percibimos el cambio de vibración. Es el tiempo del renacer del fuego, el nacimiento de un nuevo impulso, de una nueva dirección en la acción que este tiempo nos propone. Aries es la energía del primer intento, el deseo, las ganas de expresar un proyecto, una idea, un sentimiento. Este impulso es tan directo como espontáneo y lleva dentro de sí, la capacidad para actualizarnos y poder recomenzar cuando los ciclos se cumplen. Se abre así, una excelente energía para salir de los estancamientos y enredos mentales, y ponernos a trabajar activamente en nuestras verdaderas motivaciones.

Al momento que ocurre el Equinoccio, también están en el signo de Aries Mercurio, Urano y Venus retrógrado. Este último, nos invita a comenzar este nuevo ciclo reflexionando sobre el afecto, por ejemplo, ¿qué activo en mí, cuando me relaciono con otros? Es un buen momento para observar patrones de conducta en relación a amores del pasado y sus aprendizajes y tomar consciencia que esta energía nos puede abrir puertas de entendimiento antes cerradas por miedo, inconsciencia, autosabotajes, etc. Este tipo de síntesis son las que permiten soltar definitivamente el pasado.

Saturno, desde Sagitario, en trígono a Urano, estará apoyando este proceso de re-invención personal, y nos impulsa a confiar más en la vida y sus enseñanzas. Esto no significa que sólo nos pasan cosas “buenas” o positivas. La invitación es a mirar con nuevos ojos la realidad y sus límites. Que aprendamos a encontrar el sentido en cada experiencia y a cada momento. Esta actitud frente al desafío cotidiano afecta positivamente nuestros pensamientos, por lo tanto, nuestras palabras y obras. En resumen, es un tiempo para adaptarnos a los cambios desde una nueva posición. Urano en oposición a Júpiter, continúa despertándonos, incomodándonos, instándonos a relacionarnos con otros, abrirnos a nuestra verdad interna. Cuando esa verdad comienza a poner en duda nuestra antigua identidad, es cuando comenzamos a cambiar. Júpiter también está retrógrado, por lo tanto, más reflexivo e introspectivo, ayudando en este proceso de re-mirarnos y re-significarnos.

Este nuevo ciclo inicia con la energía de Marte, regente de Aries, en el signo fijo de tierra Tauro. Si bien este planeta de acción y fuerza en este signo se encuentra en exilio, comenzar con la energía de Tauro nos ayuda a mentalizarnos y movilizarnos concretamente hacia nuevas formas de proveernos estabilidad, tanto interna como externa. Puede ser que hace tiempo estemos con ganas de hacer cambios profundos en nuestra realidad, bueno ahora es cuando.

Por su parte, Mercurio en Aries (su regente esotérico), pone a disposición actualizaciones relevantes para el comienzo de este año. Puede ser una información novedosa, un nuevo conocimiento, un nuevo contacto. Por lo tanto, es positivo estar atentos a lo que el ambiente nos propone en términos de comunicación y sociabilidad. Es un buen momento para acallar tantas voces y concentrar la energía mental en un propósito. Afinar las ideas y comenzar a compartir miradas para atraer hacia nosotros la energía, las personas y recursos necesarios para empezar.

Recordemos que la astrología nos aporta esta perspectiva holográfica del contexto energético, pero somos nosotros los artífices y actores de nuestra propia vida. Las decisiones y los compromisos tomados se deben sostener con trabajo, disciplina, coraje, y no olvidar que siempre Ser uno mismo, ya es un acto comunicativo en esta realidad vincular.

Que tengamos un excelente comienzo de año, y renovador ciclo Aries!

M.S.G – Astrología Conectiva

ARRIBA