Luna LLena en Aries 2017

Nuevo ciclo, se profundizan las transformaciones

Esta tarde se forma la Luna Llena en el 12º de Aries. Las lunas llenas son especialmente intensas, más aún cuando se forma en un signo de acción y de fuego! Por lo tanto, estos días se pueden sentir como si estuviésemos a punto de explotar en alguna o varias áreas de nuestra vida, pues se está movilizando, cambiando, reestructurándo todo aquello que nos moviliza internamente a actuar en un sentido o en otro.

El sol está en Libra y nos indica a qué tenemos que poner consciencia este mes. Libra representa el encuentro de dos sentires, miradas del mundo, experiencias propias, en un marco de entendimiento común donde prevalece ante todo, la armonía y el equilibrio. Son esos los pilares que sobre los cuáles Libra nos invita a fundar nuestras relaciones, sobre todo las sentimentales. Libra, desde una perspectiva más filosófica, representa el arte de vivir con y entre otros.

Algo curioso de esta Luna Llena es que los regentes del Sol y la Luna se unen en conjunción exacta el mismo día. Esto ocurre en el signo de tierra Virgo, lo que nos lleva a plantearnos varias cosas.

Esta lunación, siempre activa en nosotros la revisión, replanteo, detención o avance en nuestras relaciones interpersonales. Pues se opone un signo que nos propone el cultivo de nuestra sana individualidad a uno que nos propone crecer asociándonos con otros. Y en esta ocasión, lo que moviliza la acción individual se une a aquello que moviliza la voluntad de asociarnos y construir con otros. Por lo tanto, este es un tiempo que potencia los nuevos vínculos amorosos y sociales, porque esta conjunción se da un signo de tierra, es decir, en contacto con la realidad, donde lo que se tiene que cultivar es la experiencia concreta en armonía con los ritmos de cada cual. Más aún, cuando esta unión se da en oposición a Neptuno y Quirón en Piscis.

View of a sunflower fields

Los planetas en Piscis pueden exacerbar los ideales románticos, las fantasías adolescentes del encuentro con el alma gemela, del príncipe (o princesa) azul, o cualquiera de las variables donde la relación es algo que “les ocurre” por razones fuera de la voluntad de los participantes. Piscis es el agua inconmensurable del inconsciente colectivo, el espacio simbólico donde nacen todas nuestras imágenes. Cuando hablamos de amor en la cualidad pisceana, debemos abrir el espectro de lo propiamente personal, pues aquí no hay límite. Por supuesto que este tipo de amor existe, pero aún como un bello potencial. Si intentamos ser un poco más objetivos, nos damos cuenta que muchos de esos ideales son imposibles de cumplir, si antes no realizamos cambios concretos en nuestra realidad cotidiana (Virgo).

La unión de los regentes de la luna y el sol no es trivial. Pues nos propone un camino a seguir para ser más conscientes de nuestra propia energía en las relaciones que establecemos con nosotros mismos y con otros. Nos dice que para crear vínculos más sanos y equilibrados, podemos partir por tomar consciencia de nuestras heridas en torno a la aceptación, la necesidad de incondicionalidad y de contención, así como de la necesidad de hacer los ajustes necesarios para avanzar en el camino de la auto-responsabilidad, el perdón y la liberación del pasado. Revisar nuestros conceptos sobre lo femenino y lo masculino, los roles dentro de las relaciones, y cómo estos aspectos se relacionan en nuestro interior. Nos dice que la primera y más importante relación es la que establecemos con nosotros mismos, pues la cualidad de lo que damos a otros está en correspondencia con lo que cultivamos, reconocemos o negamos dentro de nosotros.

Esta luna llena además, se da en aspecto tenso a Plutón en Capricornio, quién acaba de salir de una larga retrogradación, donde los cambios que activamos a principio de año, y que habían estado en un tiempo de interiorización, nuevamente se movilizan en términos concretos, para dar paso a cambios más radicales y profundos en nuestras vidas.

Este es un tiempo de fuerte movilización interna, por lo tanto, el pulso está en mantener el ritmo, sin perder la templanza. Es como estar jugando a saltar la cuerda y el ritmo se acelera de repente. Está en nuestras manos rendirnos ahora o tener la flexibilidad y la energía para seguir jugando con nuevas reglas, sin dejar de ser lo que somos en esencia.

Estas son algunas de las reflexiones que me despierta esta lunación. Te invito a conectarte con tu propia experiencia de estas energías y si quieres, compartirlas aquí. Venus y Marte en Virgo nos recuerda que “todo sirve al aprendizaje” de lo que somos! Bienvenidos los aportes!

Espero tengan una dinámica, abierta y reveladora luna llena en Aries!

Un abrazo a todes!

M.S.G – Astrología Conectiva

*Para sesiones individuales: astrologiaconectiva@gmail.com

ARRIBA