Luna llena en Géminis 2018

 

Este viernes 23 de Noviembre, el Sol entrará en Sagitario y justo al entrar, se opone a la Luna en Géminis. Dos días después, se une en conjunción exacta a Júpiter, quien no había visitado este signo desde el año 2006.

La luna llena, en cuadratura a Marte en Piscis, se formará en el grado 00º 52’ de Géminis, el signo del pensamiento, la comunicación y las conexiones sociales. Recordemos además, que Mercurio está ahí también, en movimiento retrógrado desde el 16 de Noviembre.

Así como en el plano de lo mental hay múltiples manifestaciones de lo que entendemos como realidad, en todo orden de cosas, es posible ver que existen distintas capas o niveles. En el caso de este eje, hay diferentes niveles de comprensión, distintos niveles de sensibilidad en relación a otros.

Cuando el Sol transita por este signo mutable, la invitación es a tomar consciencia de nuestras propias conexiones mentales, y cómo le vamos dando sentido a nuestros discursos y acciones. Las cuadraturas a Neptuno en Piscis, son momentos que pueden generar confusión o contradicciones internas, pero que nos dan pie para visualizar las áreas de nuestra vida o aspectos de nuestra personalidad que se deben remirar, re-dimensionar. Júpiter y Neptuno movilizan potentes energías en planos donde nuestra mente racional o necesidad de seguridad, no nos permiten explicar nada, estos son espacios del sentir, de conexión profunda con algo que, al mismo tiempo nos envuelve y nos traspasa. Es por esto que debemos aprender a mirar detrás de los velos, de las fantasías (tanto de luz como de sombras), y tomar una posición ética, que provenga de nuestra propia experiencia.

Géminis es de vital importancia en la configuración de nuestra mirada particular del mundo, pues es donde aprendemos a ser el Ser social que somos. Es el espacio simbólico donde aprendemos a razonar de cierta forma, que luego se cristalizará en nosotros y pasará a ser “lo normal”. Este signo, pertenece al primer cuadrante del zodiaco, donde se forman los principales rasgos de nuestra personalidad y dónde se expresa con mayor fuerza nuestro Yo, pues son espacios conocidos, cotidianos, esos “otros” que conviven con nosotros. Bueno, esto es así porque son las relaciones más cercanas, las que suponen un lenguaje y un marco de entendimiento común.

Géminis representa la primera socialización en todo sentido, desde el uso del lenguaje hasta la conformación de hábitos de pensamiento. Es aquí donde nacen las creencias que nos acompañarán en nuestro caminar, hasta que llega el momento de mirar desde una perspectiva más amplia y poner en cuestión esos supuestos de “normalidad”. Esa es la propuesta de Sagitario.

En su estado de equilibrio, Géminis supone la fluidez de ideas y pensamientos, una comunicación abierta e igualitaria, la relación de intercambio social con el entorno. En ocasiones, algunos elementos pueden hacer que la energía mental se estanque o se enrede. La cuadratura de esta luna llena a Marte en Piscis, supone una tensión entre lo que creemos y nos moviliza desde la fe y la confianza, y lo que nuestra racionalidad alcanza a definir como real o verdadero.

Este es un tiempo que pone énfasis en la superación de la incomodidad que supone adaptarse a nuevas formas de pensamiento que aún están en despliegue. Nos pide cultivar la paciencia y abrirnos realmente a la realidad de otros. Pero estas cualidades pueden y deben ser trabajadas con disciplina para que florezcan, y es ahí precisamente donde empiezan los auto-sabotajes. Es un tiempo que puede ser muy clarificador en cuanto a si hay o no correspondencia entre nuestras creencias/declaraciones y lo que realmente hacemos.

El Sol y Júpiter, nos piden en Sagitario honestidad, confianza y voluntad. Venimos de Escorpión, donde transitaron recientemente. Ahí tuvimos la oportunidad de ir al fondo de muchas situaciones que estaban estacando nuestra expansión. Lo más incómodo sin duda, fue darnos cuenta que somos nosotros nuestros peores enemigos. ¿Cuánto de lo que rechazo está en mis propios actos? ¿Cuánto de lo que digo, realmente hago? Mercurio retrógrado, regente de esta lunación, nos estará impulsando a entrar en estas reflexiones, y nos invita a sacar nuevas conclusiones.

Júpiter en Escorpión nos vino a mostrar, entre tantas otras cosas, que gran parte de nuestra desconfianza (en los demás, en la vida, en lo divino o sagrado) es reflejo de nuestra falta de seguridad emocional, de nuestro miedo a abandonar lugares que, aún siendo incómodos, eran familiares.

Este es el tipo de dilema que nos plantea la Luna llena en Géminis, que nos muestra que tan inconscientes y emocionalmente arraigadas están nuestras creencias. Con Júpiter en Sagitario, este es un año para reflexionar sobre nuestros supuestos, lo que entendemos como verdad o verdades. Si en algún ámbito de la vida nos estamos preguntando ¿a quién le creemos? Es posible que en ese ámbito no tenemos tan clara nuestra postura, o no hemos tomado contacto con nuestra propia perspectiva de la situación. No hay que olvidar que siempre tenemos la posibilidad de elegir, de hecho, estamos haciendo elecciones y juicios el día entero, y gran parte de ellas, son inconscientes.

Las pocas semanas que nos quedan del 2018, nos abren la posibilidad de tomar contacto con una nueva manera de encarnar nuestros verdaderos potenciales de realización creativa en el mundo. Después del paso de Saturno por Sagitario (2014 al 2017), ya no podemos quedarnos enjuiciando la realidad desde nuestros cómodos e inflados pedestales. Es tiempo de llevar a la acción, lo que el corazón colectivo está pulsando.

M.S.G – Astrología Conectiva