LUNA LLENA EN LIBRA 2017

Durante la madrugada de ayer se perfeccionó la Luna Llena en el 21º de Libra. A sólo cuatro grados de distancia se encuentra Júpiter, el planeta que nos conecta con la expansión y la confianza. Justo al frente en Aries, su opuesto complementario, transita el Sol junto a Urano y Eris. Esta oposición por sí sola es bastante potente, pues activa en nosotros una gran necesidad de tomar acción (o reaccionar) frente a situaciones que nos pueden parecer injustas o desequilibradas de algún modo. Sin embargo, el entramado energético nos invita a tomarlo con calma, paciencia y discernimiento.

Libra es un signo cardinal (orientado a la acción), pero tiene la misión de orientar su hacer en presencia y consideración de otro, sin dejarse de lado o perder la propia identidad. Una de las cuántas paradojas que el zodiaco nos plantea, ¿cuánto de Yo y cuánto de tú de haber en nuestros vínculos? Cuando entramos a una relación llenos de ‘yo’ y de ‘mi’ (yo necesito, yo quiero, ella/él es mía/o, etc) sólo estamos tomando en cuenta una parte, la nuestra. Entrar a una relación, requiere la valentía de ser uno mismo, sin tener que reafirmarlo nunca. Esto, se aplica a las relaciones interpersonales o de pareja, como también a nuestros compromisos sociales. Desde Octubre del año pasado, Júpiter ha estado exaltando la necesidad de equilibrarnos en relaciones, abrir la mirada a los diferentes contextos y dejar de prestar tanta atención al propio ombligo.

Por otro lado, la energía de Urano en Aries, se potencia junto a Eris, un lento planeta enano que orbita al Sol y que fue descubierto recién el año 2005. Según la mitología griega, Eris representa al caos y la discordia, siendo hermana de Marte, el guerrero, alumbra dentro de nosotros esa energía que nos hace querer imponer nuestra voluntad sobre otros. Por lo tanto, el Sol tocando esta conjunción nos recuerda que debemos tomar consciencia de la manera en que nuestra individualidad se expresa en el mundo. Podemos ser lo que somos sin opacar ni excluir a nadie. Es tiempo de soltar viejos egoísmos y abrirnos a una experiencia donde todos podamos colaborar desde lo que nos apasiona y nutre como ser.

Las polaridades están siempre presentes, aunque no nos demos cuenta. Incluso nuestro cerebro está constituido de esta manera. Tenemos dos hemisferios, cuyos procesos operan desde dualidades esenciales con las que convivimos: el orden y el caos, lo digital y lo analógico, lo lógico y lo abstracto, entre otras. Al ser una oposición, es posible que ya hayamos experimentado los dos extremos en distintas situaciones. Y eso puede ser una de las características de este tiempo, dónde muchos se pueden sentir llamados a tomar posición en uno y otro extremo, radicalizando aún más las diferencias. En este proceso, Plutón nos ayuda a centrarnos, pues nos presenta desafíos de atención y sobriedad para enfocarnos en lo que es más importante. No es difícil observar este tipo de polarizaciones en el mundo externo, en lo político, económico y social, pero ¿somos capaces de darnos cuenta de esas polarizaciones dentro de nosotros mismos?

Luna Llena_Libra_rx

Además, esta luna llena refuerza la tensión cardinal entre Júpiter, Urano y Plutón. Esta tensión ha estado presente desde diciembre de 2016, movilizándonos a nivel estructural, desde nuestras creencias básicas hasta el modo en que construimos nuestra seguridad material y emocional. Estos aspectos nos invitan a dar el salto y hacer los cambios necesarios para vivir de manera más coherente con nuestros valores.

Con cuatro planetas retrógrados en el cielo (Mercurio, Venus, Saturno y Júpiter), es un buen tiempo para reflexionar y hacer el proceso de buscar dentro de cada uno las respuestas que hemos estado exigiendo de otros.

Esta lunación se sintoniza especialmente con la conjunción de Venus, el regente de Libra, y Quirón en Piscis. Este aspecto, nos ha hecho trabajar en la re-significación y aceptación de las heridas no reconocidas, no sólo las nuestras, sino también las colectivas, lo que implica una necesaria introspección para bucear en la memoria y comenzar a soltar el dolor. Piscis representa las aguas de toda la humanidad, el cuerpo emocional colectivo. Y mientras Júpiter pasa por Libra activando la búsqueda del sentido a través de relaciones y la práctica del equilibrio, Venus y Quirón en Piscis nos invitan sanar y sutilizar lo femenino que habita en nosotros. A elevarnos en cooperación y solidaridad, y darnos a la vida con corazón. Pero para ello, hay que confiar en él, cierto? Este puede ser un buen comienzo. Se abre un tiempo donde muchos se pueden sentir llamados a acompañar a otros en este difícil y doloroso proceso de despertar del sueño y abrazar lo que la vida trae para darnos a luz. Y sobre todo, ser fieles a la verdad que nos expande.

Este es un año que nos da la oportunidad de alinearnos con el tipo de realidad que resuena integralmente con nosotros. En ese camino, muchas veces la ruta más adecuada no es ni la más conocida, ni la más esperada. Así, el 2017 sigue invitándonos a descubrir aspectos velados de nuestra creatividad y encontrar la propia fuerza para ser cada día más auténticos.

Les deseo una armónica y sanadora Luna Llena en Libra!

M.S.G – Astrología Conectiva –

**Para asesorías individuales, consulta en astrologiaconectiva@gmail.com

ARRIBA