Luna Nueva en Acuario 2017

“El compromiso humanista es, sobre todo, un compromiso de ser tan plenamente como sea posible lo que uno es potencialmente” A. Rupertti.

El despertar de Saturno

Como toda luna nueva, da inicio a un nuevo ciclo del Sol y la Luna por el zodiaco. Comienza así un tiempo acuariano que despierta en nosotros la necesidad de salir del propio ombligo y observar qué está pasando fuera de mis límites familiares. Sin embargo, para poder comprender mejor qué está pasando con el mundo, debemos primero, comprender qué pasa dentro de nosotros mismos.

Cuando se unen el Sol y la Luna, estamos en presencia de una semilla que promete un grano más de consciencia para nosotros, tal vez una nueva forma de interpretar la realidad. Pero como todo fruto, sólo puede ser cosechado cuando está realmente maduro, y esto es el producto de una energía sostenida en el tiempo (Saturno) y la voluntad de Ser (Urano). Acuario es un signo de aire, por lo tanto, social. Nos habla del encuentro entre muchos soles, el encuentro de múltiples individualidades, que juntas forman un todo, una comunidad. Acuario representa un tipo de permanencia que se basa justamente en el constante cambio y adaptación, tanto interna como externa, que implica vivir en sociedad.

Su doble regencia se expresa en nuestra propia doble naturaleza. Vivimos en varias dimensiones simultáneamente, tanto en lo concreto y terrenal, como en aspectos más sutiles. Acuario es trabajo (Saturno) de constancia, orden, lealtad a las formas, combinado con el ingenio (Urano), libertad, innovación y originalidad. Sin embargo, separar estas experiencias entre sí, sólo nos aleja de un propósito común. Estas fuerzas están claramente en tensión, porque el primero quiere mantener lo construido y el segundo busca romper con lo que se ha cristalizado. Pero no hay que olvidar que estamos hablando de un signo fijo, donde la búsqueda de fondo es estabilizar un nuevo estado de cosas. Por eso el tiempo nos habla de tomar acciones transformadoras, verdaderas revoluciones, y estas son voluntarias, cotidianas, entre iguales, y para todos.

davinci

En el zodiaco, todos los signos son una continuidad de al menos otros dos signos; el anterior en la rueda zodiacal, y el signo del mismo elemento que le precede. En este sentido, todos los signos desde el comienzo, llevan implícita una misión: resolver la cuadratura que le plantean sus orígenes. En este caso, Acuario puede dar luces sobre la tensión que plantea Libra y Capricornio. Pero, ¿qué tienen que ver estos signos entre ellos y con la misión de Acuario? La clave la tiene Saturno, pues rige a los tres, por domicilio o exaltación.

Utilizando la lógica polar en la que nos movemos, podemos distinguir dos tipos de experiencia de lo que es Saturno en nuestras vidas. Podríamos decir que una lógica es circular y la otra es espiral. Desde una lógica circular, experimentamos esta energía como límites, leyes rígidas, pruebas de fuerza y la necesidad creciente de hacernos cargo de responsabilidades en el mundo externo. En esa línea, Saturno representa el sentido de realidad necesario para permanecer en equilibrio, aunque éste sea precario. Pero este tipo de mirada generalmente nos permite ampliar nuestro campo de acción según lo que “me conviene” o “le conviene” al sistema del cual soy parte. Lo que a la larga nos deja encerrados en circuitos de repetición de patrones.

Sin embargo, si lo miramos desde una lógica espiral, podemos percibir otra dimensión de Saturno, donde ya no me rijo por una idea de desarrollo proveniente de afuera, sino desde la comprensión de mi lugar en el mundo, en mis relaciones y de la experimentación de las crisis necesarias que permitan dar el salto de una realidad donde la sobrevivencia es lo más importante, a una donde puedo entrar en sintonía con corrientes universales. En este camino espiral, la luz que me guía son mis propios actos. Este es el camino de la entrega y el servicio, por lo tanto, es anónimo, gratuito y profundamente compartido.

Durante este tiempo y por unos meses más, Saturno y Urano forman un trígono de fuego. Esto representa una oportunidad que todos tenemos para crecer en nuestra verdadera identidad, para comenzar a manifestar una realidad donde el factor común sea la colaboración. Cada uno de nosotros tiene talentos y abundancia suficiente para dar una luz a otros. Apuntar con el dedo a quien no está vibrando esta energía no sirve de nada. Sólo evidenciar lo que aún no resolvemos dentro de nosotros mismos. Potenciar en cambio, lo que sí es luminoso y amoroso, nos permite abrir más confianza y seguridad en que esto se puede hacer juntos.

Luna Nueva _Acuario17rx

Esta Luna Nueva nos invita a meditar sobre la propia realidad antes de juzgar a otros. Aprovechemos todos los aprendizajes que nos ha dejado Mercurio, su regente exaltado, quien hoy termina un largo proceso de profunda introspección y que por fin comienza a caminar por nuevos senderos. Ahora depende de cada uno de nosotros, que estas nuevas “verdades” se plasmen en construcciones más genuinas y expansivas.

Estos temas serán centrales durante esta lunación, que además de movilizar naturalmente las energías uranianas, nos presenta el inicio de una nueva temporada de eclipses, ahora en un eje de aire y fuego, por lo tanto, nos plantea un cambio aún más fundamental, un cambio de centro de gravedad de nuestra vida.

Que tengan una maravillosa temporada acuariana!

M.S.G – Astrología Conectiva