Luna Nueva en Sagitario 2017

Saturno se despide del Centauro

Ayer en la madrugada se formó una potente Luna Nueva en el los últimos grados del signo de fuego Sagitario. A pasos del solsticio de verano (hemisferio Sur), esta luna nueva y los demás planetas alineados, iluminan esa zona del zodiaco y sus cualidades esenciales.

Actualmente hay cuatro planetas transitando este signo; el Sol, Venus, Saturno y Mercurio retrógrado. Sagitario, el noveno signo en la rueda zodiacal, nos pone en contacto con el aprendizaje de nuestra verdadera naturaleza. Júpiter, su principal regente, nos impulsa a expandir nuestra consciencia para así poder comprender las leyes, tanto naturales, como humanas.

Saturno, quien ha estado aquí desde el 2014, deja finalmente el signo hasta su próximo retorno en el año 2044. Su paso por aquí nos enseñó, que ampliar nuestra consciencia implica tomar nuevas responsabilidades con nosotros mismos y los demás. Pero sobre todo, nos impulsó a hacernos cargo de nuestras incoherencias, auto-engaños, fantasías e inconsistencias.

Esta luna nueva, alineada con el centro galáctico, nos impulsa a tomar estas enseñanzas y llevarlas un paso más allá, porque no es sino en la práctica donde ocurren los verdaderos cambios. Saturno, el gran maestro terrenal vuelve a su hogar este 20 de diciembre, y se quedará ahí por casi tres años. Unos días después, Mercurio termina su ciclo de retrogradación anual y vuelve a caminar por los grados que caminó por primera vez a fines de Octubre. Por lo tanto, algunos temas que durante esa fecha fueron relevantes, pueden re-aparecer ahora para ser analizados, conversados o mirados desde la nueva perspectiva que hemos ganado con su retroceso.

Este ha sido un año especialmente intenso, pues Saturno en Sagitario tuvo que ser algo severo en algunas ocasiones, para que ahora, que vuelve a su terrenal y concreto hogar, podamos comenzar a construir desde nuestra verdad, como nunca antes lo hubiéramos imaginado.

Saturno en Capricornio nos pedirá trabajo de estructuración, orden y disciplina, porque eso es precisamente lo que este gran planeta nos invita a explorar en nuestras vidas. Sin embargo, al estar en su domicilio, se sincronizan algunas cosas para que, en el proceso, podamos ir concretando profundos cambios en nuestra realidad. El paso de Saturno por Escorpión y Sagitario (los últimos 5 años) nos enseñó a ser pacientes, a buscar más respuestas integrales y menos culpables.

Ahora, el trabajo de consciencia se dirige hacia nosotros como seres sociales, que formamos parte de una familia, una cultura, sistemas económicos y sociales determinados. Por ejemplo, ¿cuánta responsabilidad tengo como individuo y como parte de un colectivo, de lo que sucede a mi alrededor a nivel social?

Es tiempo de hacerse algunas preguntas incómodas, pues una vez que hemos “definido” una postura, una cierta ética y estética, de la ‘realidad’, ya no podemos ser indiferentes a lo que acontece a nuestro alrededor, pues tenemos que comprender que cuando tomamos una postura x, estamos aceptando implícita o explícitamente, un orden x, y una manera de ver y actuar en el mundo, también x.

Halo-solar-4

Durante el curso del paso de Saturno por Capricornio, éste se irá acercando a Plutón, el lento planeta que el año 2008 comenzó a hacer fisuras en el terreno que hoy Saturno pisa por primera vez en 29 años. Al mismo tiempo, Júpiter, que ahora nos está dando lecciones en Escorpión, luego continuará su camino a través de Sagitario, y el año 2020 se unirá a Plutón y Saturno en los grados finales de Capricornio. Esta triple conjunción de fuerzas planetarias es una combinación de cambio profundo, liberación de patrones y concreción de nuevas, y más flexibles estructuras.

La última vez que Saturno estuvo en Capricornio fue entre 1988 y 1991, años donde a nivel mundial presenciamos impresionantes cambios a nivel social, económico e incluso geopolítico, que no tardaron en expandirse. Para aquellos que nacieron en esos años o 30 años antes (1958-1961), este tránsito en particular, es aún más significativo, pues están cumpliendo su primer y segundo retorno de Saturno, respectivamente. El tiempo de retorno, se caracteriza por una serie de desafíos a nuestra madurez en todo sentido, física, mental y emocional, pero sobre todo a nuestra capacidad de respuesta a las pruebas del tipo de vida que hemos elegido.

El 2018 es un año que marca un inicio, con la manifestación de los primeros cambios del nuevo paradigma que hemos estado gestando durante años, aunque por supuesto, esto también se verá reflejado en polaridades muy concretas. Este año, puede ser entendido como un año “visagra”, ya que nos permite fijar los mecanismos a través de los cuáles podemos finalmente dar vuelta la página, en el ámbito que rige este signo en nuestras vidas (individual y colectivamente).

Esta lunación nos ayuda a tomar consciencia de la intensidad de estos tiempos, y que frente a los fuertes ‘golpes de realidad’ a los que estamos sujetos, hay disponible una enorme cantidad de energía para transformar ideal en acción, promesa en hecho y actitud en voluntad de ser.

Finalmente, para celebrar y dar verdadero sentido al Solsticio de Verano, Saturno saliendo de Sagitario hace un llamado a cerrar este capítulo de nuestras vidas con gratitud por lo aprendido y confianza en nuestra capacidad de transformarnos en una mejor versión de nosotros mismos. El proceso puede doler, pero todos contamos con múltiples herramientas para darnos la seguridad y fortaleza necesarias para superar los obstáculos. Ya lo hemos hecho antes y lo seguiremos haciendo.

M.S.G – Astrología Conectiva

*Contacto para sesiones individuales de astrología y/o coaching: astrologiaconectiva@gmail.com