SATURNO RETRÓGRADO 2017

Periodo de retrogradación:  – 6 de Abril (28º de Sagitario) / 25 de Agosto (21º de Sagitario) –

El 6 de Abril, Saturno el planeta que nos impulsa a estructurar, ordenar y dar límites a la energía, comienza su largo movimiento retrógrado. Cuando un planeta retrocede (desde la óptica de la Tierra), se abre un tiempo para revisar e internalizar los temas correspondientes a ese planeta.

Primero que todo, hay que comprender que desde la perspectiva astrológica, todos los elementos que componen el zodiaco (planetas, signos, casas, etc), poseen múltiples niveles de explicación, integración y experimentación. Es decir, un mismo aspecto del mapa natal, por ejemplo, puede ser entendido en tantos niveles como capacidad de observación y auto-observación haya desarrollado quien interpreta.

Saturno y sus ciclos

Saturno representa el plano material con sus complejidades y matices. Entre otros, representa un concepto tan amplio como determinante de nuestra experiencia física y psíquica, como lo es el tiempo. Es a través, o por medio de lo cual tomamos contacto con lo que es. En un sentido profundo, es como actuamos en el mundo, o la manera en que erguimos nuestras construcciones y nos damos estabilidad, tanto interna como social. Saturno puede ser entendido como un intermediario entre lo mundano y lo universal. Es decir, es un principio regulador entre una parte de la consciencia que responde a nuestra naturaleza animal e instintiva, y esa parte que es universal, que puede reconectar lo aparentemente fragmentado y comprender el todo.

Así como el Sol puede ser significado como el cuerpo mental, o la consciencia de sí; la Luna, el cuerpo emocional y sus necesidades; Saturno se corresponde con el cuerpo físico. Es decir, nuestro vehículo por medio del cual experimentamos los arquetipos del Sol, la Luna y los demás signos y planetas.

Saturno es la realidad. Por lo tanto, es todo el zodiaco, y en el transcurso de una vida, vamos experimentando de manera concreta las doce cualidades y sus potencialidades. Cuando interpretamos a Saturno, por signo, casa, y aspectos en el contexto global de un mapa, podemos acercarnos al cómo se nos presenta la experiencia de los límites, las responsabilidades, el hacerse cargo, la seguridad interna y el poder personal. Pero es el sujeto que experimenta, quién elige qué matices irá actualizando en su hacer cotidiano.

…Saturno es la realidad donde tengo que realizar ese sueño que es Júpiter…

A la experiencia saturnina, propiamente tal, le antecede la interpretación jupiteriana de la realidad. Júpiter puede ser entendido como la explicación previa o divina, de lo que nos va a pasar aquí, en este plano. Estos planetas, llamados también ‘sociales’, representan en conjunto, lo que entendemos por real y significativo en la vida. El lugar que ocupan en nuestro mapa, nos puede dar luces de cómo interpretamos e interactuamos con la realidad, por supuesto que al ser sociales, son los que mejor representan los aspectos culturales de esas definiciones.

Si bien el proceso de interpretación de la realidad no es lineal, pues nuestras interpretaciones se nutren de nuestras experiencias y viceversa, es importante tomar consciencia de los paradigmas que subyacen a nuestras creencias sobre cómo deberían ser las cosas. Tenemos al menos dos bases, una lunar y otra saturnina. La primera es la de nuestros orígenes (familia, país, sistema social, etc) La segunda, es la que estamos llamados a realizar para plasmar una verdad interior. Por esta razón es importante cultivar una filosofía de vida propia y auténtica, porque de ahí se desprende la ética y la fortaleza necesaria para vivir coherentemente. En última instancia, Saturno puede ser el planeta más espiritual de todos, para nuestro actual nivel de consciencia, porque nos confronta constantemente con nuestra doble naturaleza finita y transcendental.

saturn

Saturno tiene un ciclo de traslación alrededor del Sol (por lo tanto, a través del zodiaco) de aproximadamente 29 años. En el contexto de una vida humana, este es un ciclo largo, ya que sólo completamos tres de estos ciclos si somos lo suficientemente longevos. Sin embargo, lo que simboliza este ciclo en nuestra vida, es el hecho de que a través de experiencias concretas, vamos experimentando en “carne y hueso” las doce cualidades esenciales del zodiaco. Experiencias que se vuelven más intensas y desafiantes cuando hay planetas natales en el signo por donde Saturno está transitando. En el caso específico de las conjunciones, una de ellas marca un hito en la vida de la mayoría de las personas, esto es el Retorno de Saturno a su posición natal (a los 29, 59 y 78 años de edad, apróximandamente).

Actualmente, Saturno recorre los últimos grados Sagitario, sin embargo, está comenzando su retrogradación, por lo que recorrerá nuevamente un camino que ya se hizo una vez de ida. Para quienes hayan nacido entre los años 1986 y 1988, este tránsito, y sobre todo este año, puede ser especialmente significativo en sus procesos de maduración, pero también de individuación, pues por ese tiempo Urano también estaba presente en esos grados.

¿Qué significa que un planeta esté retrógrado?

Todo lo que podemos observar está sujeto a un ritmo y presenta polaridades. De la misma manera, se puede entender el movimiento directo de los planetas como una externalización de la energía, y el movimiento retrógrado como el de repliegue.

Así mismo, cuando hablamos de Saturno en términos de tiempo (Cronos en la mitología griega), el planeta directo se puede significar como cantidad (externalización) y el retrógrado como cualidad (repliegue). El tiempo es ambas cosas a la vez y cuando un planeta está retrógrado, es momento propicio para explorar los matices y cualidades presentes en nuestras relaciones, el trabajo, la creatividad, etc. Es decir, afrontar los acontecimientos desde la atención, y haciéndonos cargo de nuestra participación en los hechos que juzgamos y observamos. Desde ese punto de vista, no hay ‘pérdida de tiempo’, pues éste, es sus dimensiones de cantidad y cualidad, representa la experiencia encarnada en el plano material, por lo tanto, un nuevo aprendizaje para nuestra consciencia.

Esta retrogradación ocurre en el signo del arquero, otro símbolo de nuestra doble naturaleza. Con las cuatro patas bien puestas sobre la tierra, pero apuntando hacia el descubrimiento de su consciencia infinita. La experiencia que Saturno retrógrado en Sagitario nos invita a explorar implica un cambio de consciencia que al hacerse efectivo, nuestro centro de gravedad también se trasforma. Es realmente abrirse a otra realidad. Para ello, nos está haciendo trabajar concretamente todos esos aspectos que pertenecen o remiten a una identidad del pasado. Incluso atraemos experiencias que nos recuerdan un tiempo donde nos guiábamos por otras creencias, pero con el fin de tomar consciencia de ello y dar el salto. Saturno en Sagitario nos está ayudando a comprender cómo se tejen nuestros vínculos ¿lo hacemos desde costumbres que ya no responden a la vibración actual? ¿O estamos eligiendo nuevas respuestas ante los acontecimientos que antes vivimos en conflicto?

En su sentido más profundo, Sagitario nos lleva a lo más elevado de nuestro ser, nos conecta con nuestro Yo Superior, con la mente creativa, con lo inexplorado, lo infinito, la totalidad del universo.

Signo-de-Sagitario-1024x669

Desafíos actuales

El año 2017, potencia y da herramientas a todos quienes están trabajando por ser cada día más conscientes de su propia energía, de su hacer y la manera en que nos relacionamos con otros. La energía de este año nos impulsa a despertar, a renovar creencias y formas de encarar situaciones. Es un año para tomar consciencia cómo cada uno de nosotros está contribuyendo u obstaculizando al propio crecimiento y de otros. Todos somos valiosas partes de un engranaje, y mientras más conocemos, amamos y aceptamos el lugar que ocupamos en ese engranaje, más armónica puede ser nuestra existencia.

En este camino, la astrología abre espacios de comprensión mutua, empatía y colaboración con otros. Pues nos permite observar que cada persona se mueve desde un mapa interpretativo de la realidad, que muchas veces es semejante al nuestro, pero otras es diametralmente opuesto. Y que ambas posturas son tan válidas, como posibilitantes de crear realidad. Por lo tanto, la astrología, al menos en su dimensión filosófica, nos plantea un tipo de apertura al otro, con menos juicios y más aceptación de las diferencias. Porque esas diferencias que veo en el otro, sé que también son parte de mí, aunque en mí no estén activas de ese modo en particular.

Júpiter en Libra, el regente de Sagitario, que también está retrógrado, apoya este periodo de introspección y trabajo interno. Nos insta a abrir nuevos espacios de comprensión y colaboración a través de nuestras relaciones. La luna llena del 11 de Abril en este signo, nos puede dar luces de los cambios que comenzamos a activar dentro de nosotros, y como éstos ya están mostrando nuevas oportunidades para quiénes se han comprometido con su trabajo interno.

Les deseo una pausado y fructífero tiempo de introspección saturnina!

M.S.G – Astrología Conectiva

ARRIBA