Una revolución interior

Eclipse de Luna Llena en Acuario

Agosto 7, 2017 (15º25’ eje Leo/Acuario)

Un eclipse ocurre cuando la Luna y el Sol, en conjunción u oposición, se unen a los nodos de la luna. Es decir, si lo vemos en un plano, podemos ver cómo el Sol, la tierra y la Luna se ‘tapan’ la luz entre ellos. Si bien el Sol y la Luna son absolutamente distintos, tanto en cantidad como en cualidad, para el ser humano tienen una importancia similar. Lo curioso, es que desde nuestro particular punto de vista dentro del sistema solar, pareciera que también tienen un tamaño similar, que es justamente lo que provoca el efecto óptico de un eclipse. Desde la perspectiva astrológica, esto significa que tienen un peso equivalente en nuestra consciencia.

acuarios

De la misma forma en que nuestro padre y nuestra madre nos influyen no sólo genéticamente, sino también emocional, mental y socioculturalmente, el Sol y la Luna en la astrología representan estos arquetipos en términos concretos (en un mapa natal, por ejemplo), como también en términos simbólicos. Así como nuestro planeta está en una relación cíclica con la Luna y el Sol, nosotros como seres humanos que habitan este espacio concreto, vivimos estos movimientos pendulares tanto en nuestros vínculos como en nuestro interior. Esta polaridad es esencial a nuestra manera de Ser y Estar en este espacio/tiempo. Nuestros ancestros ya habían observado este fenómeno, así como también, probablemente experimentaron sus efectos en sus propios cuerpos. De hecho, muchos de los grandes monumentos de civilizaciones antiguas, estaban alineados en torno a la relación Sol-Luna.

La Luna representa los aspectos femeninos (Yin), la madre o lo materno, así como también la seguridad emocional, cómo y porqué nos sentimos cómodos, amados y nutridos. El Sol, por su parte, representa la cualidad Yang, masculina, el ego que integra en su centro todos los principios planetarios. Por lo tanto, se nos presenta como misión, como una meta, y no como un lugar dado, como muchos creen. Los nodos, por su parte, representan un camino evolutivo, que de ser integrado, nos conecta con el propósito individual y a la vez colectivo del alma. Aunque es el Nodo Norte el que da la dirección, y el Nodo Sur una energía de la que tenemos que alejarnos, ambos puntos del eje nos proponen un trabajo de consciencia.

El Sol y la Luna representan la polaridad primordial, los aspectos conscientes y subconscientes de la totalidad. Cuando se alinean con los nodos lunares, son momentos en que la fragmentación interna que vivimos pareciera desvanecerse. Así los arquetipos que simbolizan estos planetas, y el eje de signos donde se encuentran, se activan en nuestro campo de observación y se produce la posibilidad de ‘darnos cuenta’ de algo que tal vez siempre estuvo ahí, pero que antes no éramos capaces de ver. Hay personas cuya sensibilidad les permite percibir alteraciones en sus cuerpos físicos o psíquicos durante los días que anteceden o siguen a los eclipeses. El eclipse en sí mismo, no es un evento de características mágicas, que producirá cambios o alteraciones en el clima, ni en la vida de las personas necesariamente, sino una potente alegoría que tenemos la opción de tomar o no. Es una metáfora de cómo lo lunar-receptivo se une y ensombrece a lo solar-activo, o vice-versa, resaltando la importancia de conectarnos con una parte de nosotros mismos que es más vulnerable y sensible, por lo tanto, más empática y abierta a integrar al otro y su diferencia.

Eclipse de luna_Acuario_2017

Cuando la Luna está en su fase llena, el Sol ilumina los temas emocionales que tuvieron un inicio durante la última luna nueva. En este caso, al estar la Luna en conjunción al Nodo Sur en Acuario, mucho de lo que es iluminado se relaciona con nuestras decisiones y acciones individuales que fueron movilizadas desde nuestro cuerpo emocional, pero sobre todo, con las consecuencias que éstas tienen en nuestro entorno, en la red o redes de las que somos parte.

Lo que la Luna en Acuario nos revela con su energía uraniana, es el desapego necesario para Ser uno mismo en cualquier ambiente. Esta Luna rompe esquemas, nos saca del lugar seguro, de lo obvio, y nos invita a abrirnos caminos de expresión más auténticos y originales. La energía de Acuario también enfatiza la libre asociación y la cooperación necesaria para generar cambios a largo plazo. Este signo se relaciona con la libertad y el renacimiento de viejas formas en nuevas y mejores maneras de crear realidades más acordes a nuestra vibración.

El Sol, desde su opuesto complementario Leo, en conjunción a Marte y el Nodo Norte, nos impulsa a expresar enérgicamente aquello que sentimos y percibimos, de nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Este es un llamado a creer y confiar en eso que se mueve adentro, que nos apasiona y nos moviliza a transformarnos.
Además, aunque no es exacto, el Sol en conjunción a Marte, son parte de un YOD (dedo de Dios), que se forma con los transpersonales Neptuno y Plutón. Es decir, se confrontan esa parte egoísta, auto-centrada y que busca satisfacer los propios deseos, con la necesidad de comenzar a tomar consciencia que de nada sirve cultivar poder personal, si las acciones que de ahí se desprenden no están alineadas con las energías de cooperación, unión y amor a las que estamos llamados a cualtivar en nuestra evolución, es decir, ¿de qué forma nuestro ego se alinea con las transformaciones planetarias?

Las profundas transformaciones que estamos viviendo, tanto en nuestras estructuras socioeconómicas y políticas, como religiosas y espirituales, son el reflejo de poderosos cambios en nuestro nivel de consciencia acerca del potencial que tenemos a desarrollar como seres humanos. En resonancia, los eclipses de Agosto (y el tiempo entre ellos), se pueden significar como verdaderos portales energéticos, en el sentido que, si nos alineamos con estas cualidades, podemos establecer una conexión más directa y clara con algún propósito superior al cual nos sentimos llamados a servir desde con nuestros dones y talentos.

El sextil del Sol y el nodo norte a Júpiter en Libra, nos recuerda que no es posible pensar en desarrollo y evolución personal, si no es resonancia y equilibrio con el mundo que nos rodea y sus problemas cotidianos. No estamos solos en el mundo y cada una de nuestras acciones tiene un efecto en el sistema total. Dentro de cada uno de nosotros, hay semillas de nuevos aprendizajes, ideas, herramientas y métodos, que nos permiten crear formas más ecológicas de convivir entre todos, aunque a veces se nos pierda de vista el porqué, y nos dormimos. Estos eclipses nos llaman a despertar la voluntad de Ser y crecer. A no apegarnos a las antiguas identificaciones, y en cambio atrevernos a expresar sinceramente nuestra luz en libertad y sin expectativas. No podemos entregarnos a ser espontáneos y sinceros si estamos esperando un tipo determinado de respuesta.

…“la procesión va por dentro”….

El eclipse de Luna llena en Acuario de esta semana, coincide con la retrogradación de Urano, su regente. Por lo tanto, es hora de revisar, resignificar y volver hacia adentro la mirada, para observar cuanto hemos cambiado el último año, cuantos compromisos o lazos falsos nos hemos permitido romper o cuantos errores hemos cometido en nombre de la libertad de expresión. En este contexto, Lilith, la luna negra se une a Saturno en Sagitario, quien se prepara para comenzar su movimiento directo después del eclipse de Sol del 21 de Agosto. Por esta razón, si aparecen emociones intensas, desagradables o contradictorias, es mejor dejarlas fluir e intentar no escaparle al análisis del contexto en el que se dan, quién o qué las gatilla, y cómo estoy actuando desde esas sensaciones. No perdamos de vista que Mercurio está en Virgo y que en pocos días también comenzará su movimiento retrógrado.

En tiempos de grandes movimientos energéticos podemos vernos tentados a victimizarnos, sentirnos desvalidos y desconectados. Pero no hay que olvidar que toda circunstancia está ahí para que podamos acceder a un nuevo nivel de comprensión de lo que esencialmente somos: un ser espiritual haciendo una experiencia terrenal, y que siempre estamos siendo sostenidos. De esa certeza emana una fuerza que está siempre disponible para todo el que se atreva a bucear en sus propias sombras.

El mes de Agosto es un tiempo cuya cualidad es lo inesperado y sorpresivo, por lo mismo, la invitación es permanecer en nuestro centro, en el corazón, y poner la intención en cultivar más atención, ecuanimidad y abrazar lo diverso. Con dos lunas nuevas en Leo, este mes tiene un elevado potencial para renovar propósitos, intenciones y deseos del alma. Meditemos y evoquemos nuevas luces que aclaren y alumbren nuestros caminos.

Les deseo una potente y transformadora temporada de eclipses!

M.S.G – Astrología Conectiva

*Para sesiones individuales: astrologiaconectiva@gmail.com- Atención presencial en Santiago y regiones de Chile (preguntar fechas) – también a distancia, vía skype.

ARRIBA